Bisutería varia

Mi padre, una tarde de aburrimiento, me enseño a hacerme un par de pendientes a partir de dos alfileres tipo boni.  Aprovechando la bolita como terminal , añadimos unos abalorios que él tenía para hacer moscas (para pesca deportiva) y me enseñó a moldear la parte de la punta del alfiler para  que pudiera colgarse de un broche de pendiente sin salirse los abalorios.

Me regaló (mi padre diría que me prestó) un rollo de acero, unas tenacillas y un alicate de punta redonda. Ya no pude parar.

Muchas visitas a Almacenes Pontejos, en Madrid, y un par de horas diarias después de estudiar fueron de gran ayuda para pagar fotocopias, libros, y algún capricho en la Universidad.

Estas son algunas fotos que conservo:

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s